Los discos de freno son componentes de alta precisión, fundamentales para el funcionamiento del sistema de frenado de los vehículos. Fijados en las ruedas, su función es reducir la velocidad cuando recibe fricción de las pastillas.

Sometidos a temperaturas y esfuerzos extremados cuando son presionados por las pastillas es necesario que sea muy resistentes. Los discos de freno Bosch son fabricados con tecnología de última generación y materiales que atienden a los más rígidos estándares de calidad.

Asentamiento del disco nuevo:

En los primeros 500km después del cambio de los discos y pastillas de freno, es normal la reducción de la eficiencia del frenado pues todavía no existe el contacto total entre las dos superficies.

Se recomienda que, durante ese etapa, los frenos no sean utilizados en forma brusca, excepto en casos de emergencia.

Eso podría provocar sobrecalentamiento y azulamiento de los discos anulando si garantía. Con el uso normal, los discos y pastillas van asentándose y rápidamente alcanzan la eficiencia total.